Febrero 13, 2024

Vladimir Putin quiere monitorear el peligroso y continuo deshielo del permafrost del Ártico

La capa del subsuelo terrestre que se encuentra permanentemente congelada ha comenzado a descongelarse a un ritmo y forma imparable. En ella se encuentran 1.8 billones de toneladas de CO2 y metano, que se están escapando a la atmósfera y que son los principales responsables del efecto invernadero en el planeta.  El presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció hoy en el marco del Foro Económico Oriental, su intención de lanzar antes de finales de año un sistema de monitoreo del permafrost.


Otros nombres para llamar al permafrost: permahielo, permacongelamiento o permagel y gelisuelo / Imagen Robert Scribbler

“El Ártico tiene un gran impacto en el clima global. Es importante para nosotros entender y predecir los procesos que ocurren allí. Y esto requiere una base fiable, datos científicos precisos y previsiones“, señaló Putin durante su intervención en el Foro Económico Oriental de Vladivostok, en el Lejano Oriente.

“En este sentido, pido acelerar la creación de un sistema nacional de monitoreo sobre el estado del permafrost y finalizar la preparación de un marco regulador para su lanzamiento antes de fines de año“, señaló.

Permafrost en peligro

El permafrost es una capa del subsuelo de la corteza terrestre que se encuentra congelada de forma permanente. Sin embargo, no siempre está cubierta de hielo o nieve y se halla en las regiones muy frías o periglaciares. Esta capa del subsuelo no es hielo, es suelo congelado y puede ser extremadamente pobre de roca y arena o bien, muy rico en materia orgánica; puede tener agua congelada o casi no contener líquido.

A medida que el aumento de la temperatura del aire en el Ártico genera que el permafrost se descongele y que el material orgánico se descomponga, en ese proceso libera su carbono a la atmósfera en forma de gases de efecto invernadero.

Se estima que durante miles y miles de años, el permafrost del Ártico ha acumulado grandes reservas de carbono orgánico, que se calculan en alrededor de 1.85 billones de toneladas métricas.

El Consejo Ártico

El jefe del Kremlin recordó que Rusia preside actualmente el Consejo Ártico integrado por Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia, Suecia y EEUU.

“Propongo organizar una expedición internacional a las altas latitudes del Ártico. La base de la expedición será la estación científica a la deriva del Polo Norte, dotada con todo el equipamiento necesario“, indicó.

Explicó que la estación en sí estará ubicada en una plataforma única resistente al hielo. Actualmente se encuentra en construcción en San Petersburg y será comisionado en los próximos meses.

Hidrógeno verde y amoníaco

Putin también pidió al Gobierno ruso que estudie la creación de centros para la producción de hidrógeno verde y de amoníaco en el Lejano Oriente y la posibilidad de implicar en ese proyecto a socios extranjeros, principalmente de Japón y China.

“Junto con otros proyectos industriales en el Lejano Oriente, hay la oportunidad de crear un poderoso clúster industrial para la producción de hidrógeno verde y amoniaco, cuya demanda crecerá de manera constante durante décadas, especialmente aquí en la región de Asia-Pacífico“, sostuvo.

“Por supuesto, la puesta en marcha de estos planes requerirá el desarrollo y la implementación de soluciones tecnológicas innovadoras en el campo del transporte, la energía y otras industrias. Y este es un serio desafío para nuestra economía y ciencia“, añadió.

“Le pido al gobierno que analice todos los aspectos de la creación de un centro para la producción de hidrógeno verde y amoniaco en el Lejano Oriente, incluida la viabilidad de dicho proyecto y la participación de socios extranjeros en él, principalmente de Japón y China“, dijo Putin.

Cuotas de carbono

A su vez, el mandatario ruso adelantó que planea discutir con el Gobierno en octubre la creación de un sistema nacional de regulación y circulación de cuotas de carbono.

Putin recordó que la isla de Sajalín ya se ha convertido en un proyecto piloto para regular las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según este proyecto, Sajalín alcanzará la neutralidad de carbono en 2026.

En general, el Gobierno ruso debería formar todo el marco regulatorio para la implementación de proyectos climáticos en Rusia y la circulación de unidades de carbono para julio de 2022, dijo.

Comparte esta noticia