Noviembre 29, 2022

Fundación Semilla Norte trabaja proyecto piloto de compostaje para obtener ingresos

El autofinanciamiento es el permanente dolor de cabeza de las organizaciones sin fines de lucro, realidad que no es ajena a la Fundación Semilla Norte, el primer banco de alimentos de la Región de Tarapacá, que busca sostener la operatividad de sus funciones, a partir de un proyecto piloto de generación y comercialización de abono orgánico.

 

Tal como la define su fundador, Héctor González Barrios, “Semilla Norte” es un puente entre los que sufren hambre y aquellos que desean colaborar, a través de un canal transparente y eficiente que garantice que los aportes lleguen a quienes más los necesiten. Y así está cumpliendo su misión desde hace más de dos años el primer banco de alimentos de la Región de Tarapacá, para evitar que terminen en la basura alimentos en buenas condiciones.

Precisamente esta recolección permanente de alimentos, dejó en evidencia la gran cantidad de residuos orgánicos que resultan de esta labor, lo que abrió la puerta a una posibilidad de aplicar economía circular, que les permita generar ingresos para continuar con la labor de la fundación en el largo plazo, a partir de la generación de compostaje con residuos orgánicos.

 

Proyecto Piloto

Saber qué hacer con los residuos de los alimentos recolectados, tales como hojas, tallos, cáscaras, entre otros, se transformó en un desafío para Héctor González, quien explica que a partir de esa situación se dieron a la tarea de generar un proyecto piloto para comercializar abono orgánico y de esta forma sostener la operatividad de la Fundación.

“Lo que se busca con este proyecto piloto es obtener datos que nos permitan conseguir un abono orgánico de buena calidad y comercializable, que podamos proyectar en un futuro para poder asumir un desafío mayor, con mayores volúmenes, al tiempo de reutilizar y darle nueva vida a lo que muchos llaman basura”, explica Héctor.

Para conseguir este objetivo cuenta con sus socios estratégicos, como son los usuarios de Terminal Agropecuario. “En el terminal agropecuario de Iquique desde un principio nos han apoyado en nuestra función de recolección y ahora de ahí salen gran parte de los insumos que requerimos para la composición del compostaje. Además otro apoyo importante lo conseguimos de la mueblería ecológica Aliküm quienes nos donan aserrín o retazos de madera, lo que se denomina material marrón, necesario para el compost”, explica el director de Semilla Norte.

A estos socios se suma el apoyo de la Fundación UNPADE, quienes le entregaron el comodato del espacio que ocupan para sus operaciones de almacenaje de alimentos y ahora para la conformación del compostaje.

“También es imprescindible el apoyo de nuestros colaboradores y voluntarios, con quienes se hace posible todo. Tenemos un convenio de colaboración con Gendarmería y en este proyecto piloto ellos nos ayudan con mano de obra para la confección de las composteras”, recuerda Héctor González.

 

 

 

 

“Comenzamos con este proyecto a fines de julio. Ahí empezamos, ya con la ejecución en sí, pero nos preparamos mucho antes con datos. Empezamos a analizar cómo lo podíamos hacer, lo que en definitiva podríamos lograr con los distintos elementos que teníamos a disposición en ese momento. Esperamos resultados de los análisis de composición del compost a partir de este mes y así saber qué proyección tiene esta iniciativa”, argumenta Héctor González.

Economía Circular

Consultado sobre el ejemplo de economía circular que significa este proyecto piloto, confirma que “efectivamente del rubro agropecuario obtenemos estos desechos que nosotros los re utilizamos para transformarlos en abono orgánico, que nos entrega no solamente un valor comercial, sino un valor social, ya que esto nos podría permitir obtener recursos para alimentar o entregar alimentos a varias organizaciones en la región. Esto se trata de tomar la basura de alguien, transformarla en un producto comercializable, para obtener recursos y poder darle alimentos gratis a más organizaciones en la región”, concluye.

Para conocer más sobre la fundación Semilla Norte Banco de Alimentos, los pueden seguir en sus redes sociales: Facebook e Instagram @semillanorte

 

Comparte esta noticia