Septiembre 27, 2022

Comprometen medidas de protección para salvar campo de geoglifos Líneas de Ariquilda que solo puede ser visto desde el cielo

Las Líneas de Ariquilda son un conjunto de líneas rectas y figuras que solo pueden ser visualizadas en su totalidad desde el cielo. Se cree que este sitio arqueológico fue creado por la cultura Tiwanaku entre 1500 AC y 1200 DC, representando un invaluable patrimonio arqueológico chileno, en medio del Desierto de Atacama.

Ubicado en la comuna de Huara, Región de Tarapacá, las Líneas de Ariquilda, al igual que las de Nazca en Perú ocupan una gran extensión de territorio con figuras distribuidas en más de 20 kilómetros de diámetro, que abarca una superficie de más de 50 mil metros cuadrados, en donde están ubicadas un total de 151 figuras distribuidas en seis paneles de geoglifos que a la fecha no han podido ser explicados sus significados.

Sitio amenazado

Este invaluable patrimonio arqueológico chileno ubicado en medio del Desierto de Atacama está siendo fuertemente amenazado por el tránsito de camionetas y vehículos 4×4 que han dañado las imágenes milenarias grabadas en el terreno.

Para intentar remediar esta situación autoridades regionales en conjunto con la Corporación para el Desarrollo del Turismo y Conservación del Patrimonio de la Región de Tarapacá (Cordetur) y el Centro Cultural Doña Vicenta acordaron un plan de preservación.

Según explicó la seremi de Bienes Nacionales de Tarapacá, Pilar Barrientos, “las medidas más inmediatas serán otorgar una concesión de uso gratuito donde Cordetur u otras organizaciones que protegen el patrimonio, se puedan hacer cargo de ese sitio tan importante, previniendo que se le dañe, ya sea con señalética o con algún otro tipo de obligaciones para resguardarlo”.

La autoridad aclaró que se generará un plano del sitio con la finalidad de tomar los resguardos necesarios para evitar nuevos impactos en el patrimonio arqueológico protegido por la Ley 17.288 de Monumentos Nacionales.

Cordetur

Por su parte, el vicepresidente de Cordetur y presidente del Centro Cultural Doña Vicenta, Hrvoj Ostojic, agradeció la disposición de la autoridad para acudir al lugar, resaltando su relevancia. “Las líneas de Ariquilda no tienen nada que envidiar a las líneas de Nazca y los petroglifos de Aroma tampoco tienen nada que envidiar a lugares de gran concentración como podría ser Tamentica en Huatacondo y con todo, la concentración que existe en Tarapacá no la tiene nadie en otros lugares de Chile”, argumentó.

Ostojic, agregó que, al tratarse de una extensa superficie, “necesitamos sí o sí apoyo estatal, que nos entregue alguna cierta autoridad sobre el lugar para poder instalar señalética, poder acudir a los que tienen recursos, por ejemplo, las mineras que trabajan en la región y poner una señalética adecuada. Muchos lugares en Tarapacá tienen señalética insuficiente, protegen un lugar de entrada de los múltiples que tienen, entonces los daños se siguen produciendo. Necesitamos una medida urgente para que esto se conserve a futuro o si no vamos a estar mostrando fotografías, dibujos, pero no vamos a poder mostrar nada real”, vaticinó.

Comparte esta noticia