Diciembre 2, 2022

Uso insostenible de los recursos está provocando sexta extinción masiva de animales y especies vegetales

El leopardo es una de las especies que se ha reducido a la mitad en los últimos 50 años

De los siete millones de especies de animales y plantas conocidas en la Tierra, más de un millón se encamina “irremediablemente hacia la extinción” y un 25 por ciento de todas ellas “sufre algún grado de amenaza”. Según expertos “estamos en medio de la sexta extinción masiva del planeta”.

Así de grave califica el momento que vivimos Daniel García, catedrático de Ecología de la Universidad de Oviedo, España, quien se refirió a la crítica situación que viven muchas especies de animales y plantas, en el marco de la conmemoración  hoy sábado 22 de mayo del Día Internacional de la Diversidad Biológica.

Estas cifras “representan una situación de extinción equivalente a las grandes extinciones globales que conocemos a través de los fósiles, como la de final del Cretácico, que se llevó por delante a los dinosaurios”, explicó García a la agencia internacional de noticias Efe.

Los elefantes están en el listado de peligro de extinción por las matanzas masivas para extraer el marfil de sus colmillos

Sexta extinción masiva

En su opinión, “estamos en medio de la sexta extinción masiva del planeta” sólo que, a diferencia de las anteriores, “esta vez está sucediendo en sólo unos cuantos cientos de años”.

García lamenta que “la biodiversidad que conocemos y la que aún no conocemos, que parece ser una gran porción, está en crisis” y las poblaciones de “muchas especies“ se están reduciendo “severamente“ como, por ejemplo, las de animales vertebrados salvajes, cuya cantidad “se ha aminorado a la mitad en los últimos 50 años”.

A tiempo de revertir

No obstante, aún “nos encontramos a tiempo de revertir o, al menos, de amortiguar en gran medida la crisis de biodiversidad” porque la causa última es “exclusivamente antropogénica” y está relacionada con el uso insostenible de los recursos naturales por la especie humana.

La solución “no es sencilla, pero sí factible” y según este especialista pasa por incrementar la extensión de los espacios protegidos y las reservas naturales para asegurar más especies y más hábitats en situación de bajo impacto y explotación, así como por recuperar de forma activa los ecosistemas degradados y las poblaciones diezmadas a través de medidas de restauración ecológica, como la recuperación de bosques.

A ello hay que sumar el fomento de un desarrollo sostenible de forma que “utilicemos los recursos naturales sin privar de los mismos a las próximas generaciones”.

Pérdida masiva de biodiversidad

García insiste en que una pérdida masiva de biodiversidad, desde una perspectiva “puramente utilitaria”, supone “un enorme tiro en el pie de la humanidad” porque desaparecen bienes de consumo, como los peces de las pesquerías colapsadas o las maderas de los bosques arrasados.

Esa pérdida incluye la de los servicios ecosistémicos, funciones de la biodiversidad soportadas por los ecosistemas que “repercuten directamente en nuestro bienestar” como el control biológico de las plagas o la polinización que “necesitamos para producir nuestras cosechas”, además del control del clima, la erosión y los argayos, que “necesitamos para vivir seguros”.

Asimismo, con menor biodiversidad “perdemos salud porque la destrucción de hábitats acaba con plantas que contienen nuevos fármacos” y, además, “fomenta la expansión de enfermedades transmisibles desde los animales a las personas”.

Por último, se pierde patrimonio pues “las especies y los paisajes naturales tienen un valor intrínseco y ético para muchos de nosotros”, concluye el experto.

Comparte esta noticia