Parlamento francés aprueba ley “Clima y Resiliencia” catalogada por ambientalistas como “insuficiente”

Asamblea Nacional de Francia / Imagen: Richard Ying y Tangui Morlier

La futura ley incluye parte de las proposiciones ciudadanas realizadas tras una serie de consultas con colectivos civiles, lo que incluye la instalación de la nueva figura legal del ecocidio. En tanto la medida más emblemática del texto, la realización de un referéndum para incluir la defensa del clima en la Constitución, fue abandonada por falta de acuerdo entre senadores y diputados.

Medidas aprobadas

La nueva ley climática incluye aspectos novedosos y de importancia. Por ejemplo, se prohibirán las rutas aéreas nacionales que se puedan hacer en tren en menos de dos horas y media. La medida no agrada a la asamblea ciudadana, que pidió prohibir todos los viajes en avión que se puedan hacer en cuatro horas en tren. En esta línea, la ley incluye prohibir la construcción de nuevos aeropuertos o ampliar la capacidad de los ya existentes.

En cuanto a movilidad sostenible, se incluye la ampliación de la ayuda para la compra de bicicletas eléctricas a cambio de vehículos contaminantes. Asimismo, la norma prohíbe la venta de automóviles que emitan más de 95 gramos de dióxido de carbono por kilómetro a partir de 2030. Y de cara a 2024, se limitará la circulación de los vehículos más contaminantes en las ciudades, cuadruplicando el número de zonas de bajas emisiones (ZBE). Y para 2040, ya no será posible comercializar vehículos pesados ​​que utilicen combustibles fósiles, diésel o gasolina.

Además, la ley añade otra petición histórica de las organizaciones al crear un nuevo delito penal, el ecocidio, que puede llevar a sanciones de hasta diez años de prisión y una multa de 4,5 millones de euros. Y a partir de 2025 no será posible arrendar viviendas de alto consumo energético.

Votación

La Asamblea Nacional francesa aprobó este martes de forma definitiva el proyecto de ley “Clima y resiliencia”, iniciativa muy defendida por el gobierno de Emmanuel Macron, pero criticada por grupos ambientales y la oposición quienes lamentan una falta de ambición ante la crisis climática. Los integrantes de la Asamblea aprobaron el texto con 233 votos a favor y 35 en contra tras el voto previo del Senado, que aceptó también el proyecto de ley tras largas negociaciones.

Por debajo de la UE

La meta del proyecto de ley es reducir un 40 % las emisiones de gases contaminantes hasta 2030, un objetivo que está por debajo de los de la Unión Europea, que los fija en el 55 %.

Diversos colectivos ecologistas y partidos de izquierda han criticado la falta de ambiciones del texto que “no responde a los objetivos que fija Europa para 2050”, según el líder de los verdes en Francia, Yannick Jadot, que lamentó que Macron sea “prisionero de los grupos de presión”.

La organización World Wildlife Fund (WWF) cree que esta ley sigue “muy alejada de los objetivos climáticos y las expectativas de los ciudadanos”.

Por su parte, la ministra de Ecología, Barbara Pompili, defiende en cambio que la ley hará entrar “la ecología en la vida cotidiana de los franceses”.

El Alto Consejo del clima, instancia independiente, y el Consejo de Estado han manifestado ya sus dudas sobre la capacidad de Francia de cumplir con sus compromisos climáticos adquiridos en el acuerdo de París en 2015.

Comparte esta noticia

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *