Septiembre 27, 2022

El FMI pide un precio mínimo del carbono y rechaza ayudas a combustibles fósiles

Central Termoeléctrica a carbón en Europa

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, apostó  por la fijación de un precio mínimo global para las emisiones de carbono para proteger el medio ambiente y por la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles.

“Por más desafiante que sea desde el punto de vista político, el mundo necesita deshacerse de todas las formas de subsidios a los combustibles fósiles”, dijo la representante del FMI en la reunión de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 realizada para abordar el cambio climático durante dos días y que organizó Italia, país que ostenta la presidencia de turno del G20.

El precio mínimo del carbono

“La clave es poner un precio sólido al carbono, como hemos debatido en el G20. Esto dará una señal clara para reorientar la inversión privada y la innovación hacia tecnologías limpias y para incentivar la eficiencia energética”, añadió.

Georgieva subrayó que “el precio mínimo del carbono no tiene por qué ser un impuesto“, sino que podrían ser medidas como “el comercio de emisiones o combinaciones de tarifas/regulaciones a nivel sectorial”. Argumentó que “la descarbonización radical de las economías requerirá un aumento sustancial de la inversión durante las próximas dos décadas” y que “las políticas de suministro verde financiadas con déficit podrían aumentar el producto interno bruto (PIB) mundial en aproximadamente un 2 % en esta década y crear millones de nuevos puestos de trabajo”.

“De media, se espera que alrededor del 30 % de las nuevas inversiones provengan de fuentes públicas, lo que será vital para movilizar el 70 % de las privadas”, explicó.

En su discurso, también indicó que “el cambio climático es un desafío global que requiere una acción urgente” e inmediata y que para cumplir con los Acuerdos de París sobre el cambio climático, con los que se pretende limitar el calentamiento global a 1,5-2 grados centígrados, el mundo debe “reducir las emisiones globales de un cuarto a la mitad durante la próxima década”.

Comparte esta noticia