ONU presentó nuevo Índice de Desarrollo Humano que incluye el impacto ambiental de cada país

El nuevo Índice de Desarrollo Humano (IDH) mejora la posición de Chile en 14 puestos respecto de la clasificación tradicional, al considerar el impacto ambiental que tiene cada país. Por ello, rebaja de forma muy importante la clasificación de algunos de los Estados más ricos del mundo reflejados en este “ranking” anual

El estudio, elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), suma en esta ocasión aspectos como las emisiones de gases de efecto invernadero y el uso de recursos naturales a los habituales, como eran la esperanza de vida, los años de educación y la renta per cápita.

Según el PNUD, lo que se busca es dejar claro a los Gobiernos que si no se toman medidas decididas para aliviar la presión sobre el medio ambiente, el progreso de la humanidad se frenará.

“Los humanos tienen hoy más poder sobre el planeta que nunca antes. A raíz de la covid-19, de las temperaturas que baten récords y de la desigualdad creciente, es hora de usar ese poder para redefinir lo que queremos decir con progreso”, señaló en un comunicado el administrador del PNUD, Achim Steiner.

El informe concluye que ningún país del mundo ha logrado un nivel muy alto de desarrollo humano sin poner “una presión inmensa en el planeta”, pero subraya que esta generación sí puede conseguirlo si se toman las medidas adecuadas.

Vuelco en la clasificación

Con los nuevos indicadores, la tradicional clasificación de países en materia de desarrollo humano sufre un vuelco importante, ya que varios de los Estados que año tras año aparecen en los primeros puestos caen de forma muy importante.

El sociólogo e investigador del PNUD Matías Cociña explica que este índice experimental “primero mide el nivel de emisiones de dióxido de carbono per cápita del país y, en segundo lugar mide cuál es su ‘huella material’, esto es, qué proporción del total de materiales que se extraen en el planeta se usa para satisfacer la demanda del país”.

Así, este nuevo indicador muestra un fenómeno interesante, ya que mientras más desarrollado es el país, más caen al descontarse sus presiones sobre el medioambiente. “Los países de desarrollo humano muy alto son, en su gran mayoría, países de ingresos altos en que los niveles de consumo y en muchos casos los niveles de emisiones, son comparativamente mucho más altos que en otros países de desarrollo humano menor”, explica Cociña.

El sociólogo agrega que este nuevo índice “castiga” el impacto que ello tiene sobre los sistemas naturales, en resumen “reordena” el ranking de desarrollo humano.

En efecto, países como Noruega -que con los parámetros de otros años ocupa la primera posición- pierde 15 puestos si se tienen en cuenta las cuestiones medioambientales, aunque hay caídas aún mucho mayores. Por ejemplo, las de Islandia -que ocupaba el cuarto puesto y pierde 26 escalones-, Australia -del 8 al 80- o Singapur -que era el 11 y cae 92 puestos-.

También destacan los retrocesos de otros países con un fuerte impacto ambiental como Canadá -40 puestos menos-, Estados Unidos -45 menos- y Luxemburgo -que con una caída de 143 puestos se sitúa en el vagón de cola del mundo-.

Mejoran España y Latinoamérica 

En el otro extremo, hay países que  mejoran su clasificación como España, que se sitúa en el número 25 en la clasificación habitual, pero gana 11 puestos al ajustarla por emisiones y uso de recursos naturales.

Algo parecido ocurre con varios de los países de su entorno como Francia, Portugal e Italia, todos algo por detrás de España en esta lista y que también mejoran con la nueva clasificación.

Dos países latinoamericanos, Costa Rica y Panamá, figuran entre los mayores beneficiados de los cambios y escalan más de treinta puestos en la clasificación, mostrando según el PNUD que es posible someter a menos presión al planeta.

En general, toda Latinoamérica avanza en la lista, dado que las caídas más importantes cuando se tiene en cuenta el impacto ambiental están entre el grupo de países más avanzados.

Chile

En el caso de Chile, la medición con los parámetros tradicionales deja al país en la posición 43, de 189 países, misma posición que ocupó en 2018, pero con este nuevo indicador avanza 14 puestos quedando en la ubicación 29 del ranking mundial.

Como en años anteriores, el PNUD destaca la desigualdad como uno de los problemas principales en Latinoamérica y el Caribe.

El informe se basa en datos de 2019 y, por tanto, no tiene en cuenta los efectos de la pandemia del coronavirus. Recién el próximo año, en el informe que analice el 2020, se podrán conocer los efectos de la pandemia en el IDH. Pero el PNUD adelantó la advertencia que se prevé que el Indice de Desarrollo Humano caiga por primera vez desde que comenzó a elaborarse en 1990 y el retroceso en el índice global se estima que será de seis años.

Comparte esta noticia

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *