Humedales urbanos llegan al 13% del territorio chileno y requieren urgente conservación para evitar pérdida de estos ecosistemas

Reciente estudio del Ministerio de Medio Ambiente identificó que en Chile existen un total de 1.205 humedales, de los cuales 804 se localizan total o parcialmente en zonas urbanas y 251 se sitúan en zonas periurbanas. Los restantes 152 corresponden a humedales situados en áreas rurales. La categoría Humedales en zonas urbanas totaliza una superficie nacional de 743.468 hectáreas estimadas

Los humedales son ecosistemas que entregan beneficios y servicios fundamentales para toda la vida sobre la Tierra. Proveen agua dulce, alimentos y recursos; controlan las crecidas, representan la recarga de aguas subterráneas y son el hogar permanente o de paso, de muchas especies de flora y fauna.

La mitad de los humedales en el mundo han sido destruidos, pero la buena noticia es que hoy existen muchas personas y organizaciones que están trabajando por mantenerlos y recuperarlos.

En Chile, el Plan Nacional de Protección de Humedales 2018-2022 -que es una iniciativa del gobierno, a través del Ministerio de Medio Ambiente (MMA)-  ha puesto especial énfasis en la conservación y protección de los humedales, para contribuir a detener su deterioro y preservar su rica biodiversidad. Dicho plan forma parte de los cinco ejes de la Estrategia Nacional de Biodiversidad del MMA.

De esta forma el Estado chileno considera que los humedales constituyen un recurso de gran valor económico, científico, cultural y social, cuya degradación podría ser irreparable.

Pérdida de Humedales

La preocupación estatal por estos ecosistemas radica en que la pérdida de ellos a nivel continental alcanza en promedio al 72%, mientras que los humedales costeros se habrían reducido en un 62% , sin embargo, y a pesar de esta desastrosa pérdida, estudios recientes contratados por el MMA han estimado que la superficie que alcanzan a nivel nacional llega a 5.589.633 hectáreas.  El estudio también identificó un total de 1.205 humedales de los cuales 804 se localizan total o parcialmente en zonas urbanas y 251 se sitúan en zonas periurbanas. Los restantes 152 corresponden a humedales situados en áreas rurales. La categoría Humedales en zonas urbanas totaliza una superficie nacional de 743.468 hectáreas estimadas, es decir, un 13%.

“El importante reconocimiento que hace el estado chileno a la condición de humedal urbano, permite el desarrollo de nuevas estrategias en la planificación urbana, de manera de incorporar de una forma rápida y certera los espacios silvestres al interior de las urbes,  devolviendo un accionar fisiológico que reconstituya la relación evolutiva del hombre con su entorno natural, lo que en definitiva aportará a la salud pública”, explica el biólogo Salvador Donghi, representante de la bioconsultora chilena Simbiosis. El profesional  señala que iniciativas que buscan incorporar los espacios silvestres característicos de cada región a los bienes de uso público, no sólo permiten caracterizar biogeográficamente a las ciudades o recomponer su patrimonio genético natural, “sino también proporcionan mejores estados de salud para sus habitantes como una estrategia de medicina preventiva”, destaca el biólogo.

Crisis Sanitaria

La actual crisis sanitaria, obliga a una estrategia multimodal, siendo una de ellas el “vincular las áreas silvestres a las ciudades a través de la planificación del territorio, abandonando la idea de que es la ciudad la que debe conquistar la naturaleza, sino por el contrario, es ella la que debe conquistar a la ciudad y de este modo recuperar a la ciudad como aquel espacio que ofrece las mayores posibilidades de conversaciones significativas mediante un cohabitar de mayor simetría, junto a individuos que fortalecen sus estados de salud constantemente a través de la recuperación del vínculo ancestral con la naturaleza”, comenta el biólogo Salvador Donghi.

Cuáles son los objetivos del Plan Nacional de Protección de Humedales

Este plan tiene tres grandes objetivos:

1.            Proteger la biodiversidad y los servicios ecosistémicos en áreas prioritarias de humedales, mediante la creación de categorías de áreas protegidas que garanticen su conservación y gestión a largo plazo.

2.            Identificar y consensuar, con la información disponible, las áreas prioritarias de humedales a proteger por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) en el mediano y largo plazo, a escala regional y nacional.

3.            Gestionar las solicitudes de creación de áreas protegidas, a objeto de someterlas a pronunciamiento del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad.

Por otro lado, la recién promulgada Ley 21.202 del MMA, cuyo objetivo es proteger los humedales, señala -entre otros puntos- que las municipalidades deberán establecer en una ordenanza general los criterios para la protección, conservación y preservación de dichos cuerpos que se encuentren dentro de los límites comunales.

De este modo, la ley no sólo los protege, sino que también brinda una protección a las urbes ante eventos naturales de mayor frecuencia debido al cambio climático como lo son inundaciones, sequías y permite, además, sostener a las ciudades debido a los innumerables servicios ecosistémicos que le proporcionan.

Comparte esta noticia

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *