Huertos Urbanos: Hortalizas que son una alternativa en tiempos de pandemia

Los Huertos Urbanos son una iniciativa para enfrentar la crisis económica y cuidar nuestro medio ambiente. Además, permite aprender a cultivar en las casas y ayudar al planeta. #QuédateEnCasa, #EntreTodosNosCuidamos.

Una nueva tendencia se está instalando entre las familias ariqueñas, pero también en comunidades que han decidido cultivar huertos urbanos. Lechugas, tomates, perejil, ají, e incluso zapallos son algunos de los cultivos que cosechan con la finalidad de ahorrar en el presupuesto mensual familiar, más aún en esta crisis sanitaria y económica que ha provocado el Coronavirus.

Los Huertos Urbanos o Educativos se han transformado en una alternativa viable para las y los vecinos de la comuna en este periodo de pandemia por Covid-19, los que con pocos recursos y el apoyo de la Municipalidad de Arica han logrado generar sus propias hortalizas apostando por la autosustentabilidad.

Los cultivos en la ciudad son una muestra de que la agricultura urbana se puede implementar incluso en lugares tan pequeños como la terraza de un departamento, pero que además trae beneficios insospechados para la autoestima y la disminución del estrés debido al encierro por la extensa cuarentena.

La Municipalidad, que es parte de la Red Chilena de Huertos Educativos, trabaja codo a codo con las y los vecinos para generar esta instancia de apoyo en periodos difíciles como el que se está viviendo.

Es por ello que, el Departamento de Gestión Ambiental, está trabajando con 92 juntas de vecinos y una de ellas es la Junta de Vecinos 20 “Faldeos del Morro”, en la que sus pobladores han tenido una buena experiencia con los cultivos.

“Los vecinos están muy felices con esta iniciativa de los huertos urbanos y esta red de huerto urbanos que se está haciendo en todo Arica, para nosotros ha sido como un bálsamo, a los vecinos que les ha llegado este kit con semillas y ver crecer sus plantitas y en estos momentos de crisis ha sido muy positivo”, indicó Paola Pimentel, vecina del sector.

Los vecinos y los Huertos

Claudia Saavedra Palma, vecina del sector Faldeos del Morro, manifestó que gracias al trabajo con los huertos urbanos ha podido superar una larga depresión, a ello se sumó el estrés por el encierro debido a confinamiento que ha provocado la crisis sanitaria.

Su casa es una verdadera hortaliza, donde cultiva una serie de verduras, las que con el tiempo ya han dado sus frutos y que ha permitido surtir su mesa con ricas ensaladas.

Además, indicó que gracias al apoyo de la Municipalidad a través del Departamento de Gestión Ambiental, ha podido tener acceso a semillas, el sustrato denominado turba, e incluso aprendió a regar.

“No salgo a ninguna parte, a menos que sea absolutamente necesario, me levanto temprano a ver mi huerto. Esta es una iniciativa muy buena, uno empieza experimentando y con los huertos educativos he aprendido hartas cosas, el tema de los almácigos, como cultivar, cuanta agua, si hay que ponerlo a la sombra o el sol, me ha hecho súper bien”, precisó Saavedra.

Nuevas experiencias

De esta manera, algunos vecinos y vecinas han devuelto el valle a la ciudad y han encontrado la fórmula no solo de abaratar sus gastos en alimentos, sino también de reducir sus huellas de carbono y se han reencontrado con el sentido de vivir en comunidad.

Beatriz Arce, quizás con menos experiencia en el tema, pero con todas las ganas, comentó que siempre le ha gustado la jardinería, pero jamás había experimentado plantar para comer, además ha sido todo un aprendizaje.

El trabajo con los almácigos le ha permitido tener más comunicación con los vecinos y vecinas, compartiendo sus experiencias en las hortalizas.

“Yo siempre he creído que la autosustentabilidad es importante, tener acceso a alimentos sanos sin pesticidas, que tus hijos puedan comer sano, y esto de empezar a hacer y aprender a hacer es lo más importante y como se ve en un pedacito de tierra uno puede hacer un pequeño cultivo para su casa”, indicó Arce.

Los vecinos y vecinas del sector norte también han experimentado con los huertos urbanos, los que incluso se han organizado para cuidar y proteger la futura hortaliza.

Es así que, la Junta de Vecinos 53 “Los Artesanos” ha incursionado en los Huertos Educativos, experiencia que los ha llevado a conocer más de la tierra y la agricultura, transformando sus casas en verdaderas hortalizas, la que en un futuro próximo verán los resultados.

Su presidenta, Sonia Araya, manifestó que se trata de una iniciativa que busca la autosustentabilidad, más en tiempos críticos como la pandemia, “nosotros mismos en cada casa podemos tener un huerto e ir aprendiendo a tener nuestras cosas sin aditivos y sin nada todo natural, ahora que estamos en cuarentena total no podemos salir a comprar, pero podemos tener en nuestra casa el cilantro, perejil, la acelga, el tomate el morrón”.

Comparte esta noticia

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *