En Antofagasta la desalación es la solución sustentable a la crisis hídrica y de paso asegura abastecimiento continuo para prevenir COVID-19

Nueva Planta Desaladora Tocopilla

La pandemia provocada por el COVID-19 tiene al agua -junto al jabón- como protagonista en la prevención, por eso saltaron las alarmas en el INDH asegurando que la actual crisis hídrica en el país, pone en peligro la posibilidad de acceso al agua por parte de los chilenos, con los riesgos de contagio que eso significa. Desde Aguas Antofagasta señalan que la solución más sustentable para asegurar el abastecimiento ahora y en el largo plazo, es la desalación

Ante la preocupación manifestada por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) respecto del acceso al agua potable en aquellas zonas con crisis hídrica, a propósito de la emergencia sanitaria que representa el COVID-19, desde Aguas Antofagasta recalcaron que mantienen los resguardos necesarios para asegurar el abastecimiento de agua potable a la población de la Región de Antofagasta, especialmente gracias a que cuentan con tecnología de desalación, como la forma más sustentable para la continuidad del servicio.

Paula Carrasco, directora de Asuntos Corporativos de la sanitaria recordó que “todos sabemos que el calentamiento global está haciendo cada día más difícil el acceso al agua potable en muchas partes del mundo y ante esta innegable realidad comenzamos hace varios años a mirar el mar, que nos presenta como alternativa la desalinización. Esta forma de obtención de agua potable es actualmente en el mundo -y lo seguirá siendo- la única fuente sustentable para contar con agua suficiente para poder sostener el crecimiento de la población, la industrialización y todas las actividades humanas que la requieren”.

En ese orden, Aguas Antofagasta asoma como la sanitaria pionera y principales impulsores de la desalación para consumo humano en el país, con más de 15 años de experiencia desalando agua de mar para abastecer a la población. “La capital regional se abastece en un 80% desde la Planta Desaladora Norte ubicada en el sector La Chimba y solo el 20% proviene desde fuentes cordilleranas, lo que garantiza abastecimiento permanente”, aseguró la representante de la empresa.

Un punto importante también para asegurar suministro de agua potable a la población, es contar con estanques de almacenamiento. Al respecto, desde julio del año pasado comenzó a operar el estanque El Ancla II, cuyo objetivo es precisamente aumentar la capacidad de almacenamiento de seguridad de agua potable para Antofagasta. Con ello, la ciudad cuenta ahora con cuatro horas de autonomía en caso de emergencias, con 7.200 metros cúbicos de capacidad útil extra, lo que representa una inversión de $2.100 millones.

Adicionalmente en el mes de enero de este año se sumó un estanque en la Planta de Filtros Salar del Carmen, también para aumentar la capacidad de almacenamiento de seguridad de agua potable de la capital regional, aportando 10 mil metros cúbicos adicionales lo que representó una inversión de $2.500 millones.

100% DESALACIÓN

Pero la tecnología de desalación no solo aplica en la capital regional, también Tocopilla está ad portas de contar con una planta de estas características, que tendrá la pionera misión de abastecer el 100% de agua potable consumida por la comuna mediante desalación de agua de mar, sin eliminar su actual sistema de suministro.

De esta forma, la comuna contará con dos fuentes de abastecimiento disponible permanentemente desde el mar y cordillera, lo que implica un 100% de respaldo de suministro.

La nueva planta producirá 75 litros de agua potable por segundo, ampliables a 100. Esta mega obra completa un 95% de avance real a la fecha y entrará en operaciones en abril próximo, con una inversión que supera los $36.500 millones.

“Esta obra representará un gran orgullo no solo para Aguas Antofagasta, sino también para los tocopillanos, porque el puerto salitrero se convertirá en la primera ciudad de Latinoamérica superior a 20 mil habitantes que contará con agua desalada al 100% de su población, asegurando la sustentabilidad del recurso”, comentó Paula Carrasco, concluyendo que “a pesar de la crisis hídrica que afecta al país y ante el brote epidémico de coronavirus -que pone al agua potable como un recurso clave para la prevención del contagio- desde Aguas Antofagasta estamos trabajando permanentemente con todos nuestros recursos disponibles para asegurar el abastecimiento continuo a la población que atendemos”.

Comparte esta noticia

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *