Debatirán sobre soluciones y planes para que ciudades sean más resilientes al cambio climático

La Cumbre de Adaptación al Clima (CAS), que organiza Países Bajos el 25 y 26 de enero, debatirá soluciones y planes que permitan hasta 2030 a los ciudadanos y al planeta adaptarse a los efectos del cambio climático, lo que incluye la gestión de lluvias torrenciales, sequías, olas de calor y el aumento del nivel del mar

Durante dos días, jefes de Estado y Gobierno, junto a expertos en cuestiones climáticas, discutirán cómo las ciudades pueden ser más resilientes al cambio climático, con cuestiones como la preparación de la agricultura para que se anticipe a las sequías y la salinización, y la aceleración de la protección costera para que siga el ritmo al aumento del nivel del mar.

La adaptación climática, siendo la mitad de los objetivos del Acuerdo de París, es una tarea que se está quedando atrás, reconoce Henk Ovink, enviado neerlandés a la ONU para Asuntos del Agua, que participa en la organización de la CAS, que señala que la cumbre busca formas “no solo de mitigar, sino de adaptarnos a las futuras incertezas” que llegan con el calentamiento global.

El cambio climático amenaza con provocar, y en muchas regiones ya causa, sequías mucho más severas cada año, expulsando a poblaciones enteras de sus lugares de residencia, aumentando la inseguridad alimentaria alrededor del planeta y la inestabilidad a través de fronteras y regiones. “Es causante de la inseguridad del agua”, explicó Ovink.

Comparte esta noticia

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *