Becarios de África inician en Coquimbo curso de acuicultura sustentable

En el programa también colaboran pescadores artesanales de la zona para hablar de su experiencia con cultivos en ambientes controlados.

La mayor disposición de aprender nuevas técnicas en su área de estudio mostró un grupo de profesionales de Angola y Mozambique, que llegó el pasado fin de semana a la región de Coquimbo para participar en el III Curso Internacional de Acuicultura Sustentable de Moluscos y Macroalgas en África, dirigido por académicos de la Universidad Católica del Norte (UCN).

La capacitación, que se extenderá por tres semanas, es financiada por la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID) a través de las Becas del Programa República de Chile-Nelson Mandela, y representa una gran oportunidad de intercambio de conocimiento, según manifestaron docentes y representantes consulares, durante la actividad de bienvenida para los estudiantes extranjeros que se realizó en salón Shizuo Akaboshi de la UCN.

Formación especializada

El curso, organizado por el Departamento de Acuicultura de la Facultad de Ciencias del Mar de la UCN, es considerado uno de los más importantes en la formación de profesionales africanos en el área de la pesca.

Así lo manifestó el Cónsul Honorario de Mozambique en Chile, Antonio Sala, quien recordó que varios docentes de esta casa de estudios superiores han viajado a Mozambique para hacer capacitaciones.

 “(…) Hay una necesidad de formar profesionales especializados allá y Chile está ofreciendo la posibilidad, así que estamos muy satisfechos porque la relación con la UCN es excelente. Varios profesores fueron allá a dictar sus cursos y ahora los estudiantes vienen a formarse, entonces es una dinámica de ida y vuelta con la que se establecen relaciones de más largo plazo”, apuntó.

Por su parte, Pedro Toledo, director del Departamento de Acuicultura y coordinador del curso internacional, habló sobre la importancia del convenio y del papel de la UCN en esta iniciativa.

 “En algún momento fuimos una nación que recibió bastante apoyo de países como Japón en su momento. Ahora, somos nosotros los que logramos transferir a otros países estas ideas para mejorar la calidad de vida de la población, y especialmente de la gente más vulnerable, eso es lo que nos interesa hacer con África. La universidad lleva años de vanguardia, y en el área de cultivo marino nos piden apoyo siempre”, explicó.

Una gran oportunidad

Los becarios, quienes son profesionales en acuicultura, comentaron sus expectativas en torno al curso que comenzaron en la universidad

.Aristóteles Amaro, proveniente de Angola, expresó que para él es una experiencia muy buena visitar Chile.

“Esa es el área en la que trabajamos, pero nos hace falta más y esperamos encontrar ese conocimiento acá para luego volver y compartir lo aprendido con nuestros compañeros. Por lo que sé, este país está muy avanzado, saben bien lo que hacen y ese fue uno de los motivos que nos hizo escogerlo”, señaló.

Por otra parte Helenysta Dorys, profesora universitaria en Angola, comentó la importancia de la presencia de la mujer en este tipo de formación especializada.

 “En años anteriores, la mujer no tenía mucho protagonismo en distintos ramos y hoy estar aquí participando en este curso de acuicultura es un honor. Estamos representando a la mujer angolana y africana, demostrando que podemos participar en la ciencia y contribuir al desarrollo de la acuicultura (…) todo lo que aprenda lo voy a compartir con mis estudiantes y con otros profesores que no tuvieron oportunidad de estar aquí”, agregó.

Mostrar la experiencia regional

La capacitación también incluye visitas a comunidades costeras de la región para ver el trabajo que se ha adelantado con los pescadores artesanales.

Jeremías García, pescador de Tongo, manifestó estar contento de aportar con su experiencia en la pesca sustentable.

 “Trabajamos con este modelo desde hace 20 años junto a la UCN en un proyecto de transferencia tecnológica que comenzó en los años 90. Gracias a ello se conformaron alrededor de 15 empresas artesanales (…) me parece bien hacer estas actividades, porque somos un país que llevamos cuatro décadas revolucionando el sistema”, aseguró.

Finalmente, García recalcó que la pesca ha disminuido en todos los continentes, por lo tanto, “la alimentación en ambientes controlados en una alternativa para el futuro y un poco más segura para el pescador artesanal”.

Comparte esta noticia

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *