Inversiones de bancos en combustibles fósiles se expanden desde Acuerdo de Paris

Por el contrario de lo que debiera ser la tendencia global a propósito del calentamiento global, el banco norteamericano JP Morgan ha invertido 269 mil millones de dólares en la expansión de combustibles fósiles como carbón, petroleo o gas natural desde el Acuerdo de París firmado en 2015. La cifra representa más que el Producto Interno Bruto de Finlandia, a la que se suman otros 34 bancos en el mundo que han fallado en su respuesta al cambio climático en los últimos cuatro años, al financiar en conjunto inversiones en combustibles fósiles por 2.7 billones de dólares desde 2015, según lo demuestra un informe de una coalición de ONGs internacionales

De acuerdo con Eco-Business, la principal organización de medios de Asia Pacífico sobre desarrollo sostenible, el banco estadounidense JP Morgan Chase ha inyectado más que el PIB de Finlandia en la expansión de los combustibles fósiles desde el Acuerdo de París de 2015, mientras que los megabancos de Japón y China también han estado «fallando miserablemente» en su respuesta al cambio climático en los últimos cuatro años, el informe de una coalición de ONG así lo demuestra.

Considerando que el cambio climático no es solo un fenómeno ambiental cada vez más disruptivo, sino un grave riesgo para la estabilidad de la economía global. Resulta contrario a toda tendencia ambiental, el aumento que ha experimentado el apoyo financiero para la industria de combustibles fósiles. En efecto, según el informe “Banking on Climate Change 2020”, elaborado por un colectivo de grupos ambientalistas que incluyen Rainforest Action Network, BankTrack y la Red Indígena Ambiental, cada año desde el 2015 cuando entró en vigor el Acuerdo de París el apoyo financiero a la industria de combustibles fósiles se ha incrementado sostenidamente.

Recordemos que el Acuerdo de París recomendó limitar el calentamiento global a 2° C por encima de los niveles preindustriales para evitar los efectos más devastadores del cambio climático. Para hacerlo, los científicos dicen que las emisiones de gases de efecto invernadero, la mayoría de las cuales provienen de la quema de combustibles fósiles, deben reducirse.

No obstante, el informe encontró que 35 bancos globales no solo han estado manteniendo sino expandiendo el sector de combustibles fósiles, con más de US $2.7 billones en inversiones realizadas desde 2015.

En ese sentido, Alison Kirsch, investigadora líder en clima y energía de Rainforest Action Network señaló que “es desmesurado que los bancos aprueben nuevos préstamos y recauden capital para las empresas que están presionando más para aumentar las emisiones de carbono”.

Los bancos con sede en Estados Unidos, JPMorgan Chase, Wells Fargo, Citi y Bank of America han representado el 30% de todo el financiamiento de combustibles fósiles de los principales bancos mundiales desde el Acuerdo de París.

JPMorgan Chase, que recientemente anunció que cerrará una quinta parte de sus sucursales en los Estados Unidos en respuesta a la pandemia de coronavirus Covid-19, inyectó 269 mil millones de dólares (más que el producto interno bruto de Finlandia) en el sector de los combustibles fósiles durante los últimos cuatro años, especialmente en la expansión de combustibles fósiles, petróleo y gas del Ártico, petróleo y gas en alta mar y fracking.

En Asia, el Grupo Financiero Mitsubishi UFJ (MUFG) con sede en Tokio fue el mayor financista de combustibles fósiles de la región y el sexto mayor del mundo, invirtiendo 119 mil millones de dólares desde 2015.

Contando carbón

Se descubrió que los megabancos de China eran los mayores financiadores de carbón del mundo, el principal impulsor individual de las emisiones de gases de efecto invernadero, desde el Acuerdo de París.

China Construction Bank y Bank of China son los mayores banqueros de la minería del carbón, inyectando US $25 mil millones en el sector entre ellos. El Banco Industrial y Comercial de China y el Banco de China fueron los principales financiadores de la energía del carbón a nivel mundial, con una inversión combinada de US $42 mil millones, según el informe.

Sin embargo, el apoyo financiero para el combustible con alto consumo de carbono está disminuyendo a nivel mundial. De hecho, las finanzas para las 30 principales compañías mineras de carbón cayeron un 6% entre 2016 y 2019, mientras que las finanzas para las 30 principales compañías de carbón se redujeron en un 13%.

Aunque los bancos de China son una notable excepción, el informe encontró que 26 de los 35 bancos en el informe ahora tienen políticas que restringen el financiamiento del carbón, lo que ha ayudado a alejar al sector financiero de este combustible fósil. Los cuatro grandes bancos de China no tienen políticas climáticas vigentes.

Una creciente minoría de los bancos más grandes del mundo, ahora 16, en este momento también restringe las finanzas a algunos sectores de petróleo y gas. El informe dice que los bancos europeos tienen las restricciones más estrictas para los préstamos de combustibles fósiles. Se dice que el Crédit Agricole de Francia, el Royal Bank of Scotland y el Unicredit de Italia tienen las políticas climáticas más progresistas.

Banca en París

La mayoría de los principales bancos del mundo son signatarios de marcos como los Principios de las Naciones Unidas para la Banca Responsable y los Principios del Ecuador, que comprometen a los bancos a alinear sus estrategias comerciales con el Acuerdo de París.

Pero debido a que las posibles emisiones del carbón, el petróleo y el gas natural que ya están en producción agotan el presupuesto de carbono para el límite de calentamiento de 2 ° C del Acuerdo de París, cualquier banco que respalde la expansión del sector de los combustibles fósiles es incompatible con París, según el informe.

“Es claro como el cristal, los bancos están «fallando miserablemente» en su respuesta al cambio climático y la descarbonización de la economía global. A medida que aumenta el número de muertos y destruidos por inundaciones, sequías, incendios y tormentas sin precedentes, es desmesurado y escandaloso que los bancos aprueben nuevos préstamos y obtengan capital para las empresas que están presionando más para aumentar las emisiones de carbono” Alison Kirsch, investigadora líder en clima y energía, Rainforest Action Network.

El informe surge en un momento en que el actual coronavirus Covid-19 amenaza con descarrilar la inversión en energía renovable, según la Agencia Internacional de Energía.

Comparte esta noticia

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *